¿Servirá de algo la cacareada comisión?